Reliquias del tiempo: las manos de Ernesto

_